/head La flora del parque Apenino-Lucano, una naturaleza extraordinariamente rica. | Galería Fotográfica de Italia

La flora del parque Apenino-Lucano, una naturaleza extraordinariamente rica.

Las diferencias altimétricas, que desde 2005 m de Monte Papa degradan hasta 300 m de la base de la Murgia de S. Oronzo y la heterogeneidad ecológica, han formado a lo largo de los siglos una naturaleza extraordinariamente rica de la biodiversidad vegetal. Las áreas con el mayor valor naturalista, se encuentran principalmente en la cordillera fitoclimática, que es aproximadamente de 1,000 a 1,800 m. s.l.m: el área perteneciente a la Haya (Fagus sylvatica).


Los bosques de hayas de las montañas Maruggio, Arioso y Pierfaone, se pueden atribuir al tipo Aceri Lobelii-Fagetum gracias a la presencia de majestuosos hayedos en asociación con nobles árboles de hojas anchas como el Arce de Lobel (Acer lobelii), el Acer Opalus, el Country Maple (Acer campestris), la Carpinella (Carpinus orientalis). En la zona norte del parque, hay un poderoso complejo forestal que se extiende sobre las laderas del Monte Serranetta e incluye el Bosco di Rifreddo, donde los espléndidos bosques de hayas a medida que cae la altitud se enriquecen con diferentes especies, en particular El roble de pavo (Quercus cerris).


En apoyo se encuentran muchas especies típicas de bosques heliófilos como el carpe oriental (Carpinus orientalis), el carpe negro (Ostrya carpinifolia), el avellano (Corilus avellana), el arce de Hungría (Acer obtusatum), Acer lobelii, Pyrus spp. Entre las plantas herbáceas se encuentran Veronica officinalis, Anemone apennina, Scilla bifolia, Atropa belladonna, Allium ursinum formante, en los valles más frescos y fértiles, extensas rejas de verduras junto con Sambucus nigra y Galantus nivalis.


En las áreas rupícolas de la Serra di Monteforte está la milenrama lucana (Achillea lucana). En la dirección sureste se levanta el cordón montañoso formado por las montañas Serra de Calvello, Monte Volturino, Monte Madonna di Viggiano, Monte S. Enoc, M. Caldarosa, que alberga el bosque más imponente de la Región. Numerosos endemismos dan valor a la flora de los pastizales de altitud: recordamos Hippocrepis glauca exclusivo de Volturino, Schlerantus perennis, Geranium cinereum, Veronica austriaca. Un sitio ya designado como área SIC es el Abetina di Laurenzana, un bosque alto con sujetos de hasta 40 m, predominantemente de abeto plateado (Abies alba). La asociación típica Spruce-Beech deja los patrones fitosociológicos de las áreas de los Apeninos del centro-norte de Italia, ya que representa una variante más termofílica y heliófila con la presencia de especies como el acebo, el espino, la rosa canina y, entre las herbáceas, la Sello de Salomón, el Myosotis, el ciclamen, la pequeña estrella olorosa.


Al oeste, suroeste, en la frontera con Campania, encontramos un espectacular ejemplo de madera de haya termofílica: el Faggeto di Moliterno enmarcado por la asociación Aquifolio - Fagetum. La cubierta herbácea es de gran valor e incluye además de las especies mencionadas anteriormente: Lathirus venetus, Euphorbia amygdaloides, Lilium bulbiferum y, en las praderas de Sterraturo, numerosas orquídeas como, entre otras, Orchis simia, Ophiris apifera, Ophiris lucana, Ophiris sphegodes. El lago Laudemio está enmarcado por el macizo de piedra caliza del monte Sirino - Papa, extensos bosques de hayas que se combinan con los alisos napolitanos (Alnus cordata) de las orillas del lago. El área incluye endemismos florísticos raros como Vicia sirinica y Astragalus sirinicus.


En las colinas de hasta 500 m domina la vegetación mediterránea que encierra el horizonte de los árboles de hoja ancha heliófilos, dominados por el Leccio. En relación con la altitud y la exposición, la Lecceta da paso a rodales mixtos de roble de Turquía y roble suave, a menudo acompañados de otras especies de hoja caduca como Quercus fraineto, Acer obtusatum, Fraxinus ornus, Alnus cordata, Ostrya carpinifolia y Castanea sativa, el ciavardello (Sorbus torminalis) y el serbal de los pajaritos (Sorbus aucuparia).


Entre los arbustos comunes se encuentra la escoba de carnicero, los espárragos silvestres, el espino, la alheña, el cotognastro y el cornel. Donde la morfología se suaviza, la encina se eleva formando pequeños bosques ricos en enebros; núcleos extendidos de lentiscos (Pistacia lentiscus), terebinths (Pistacia terebinthus) y filliree (Phyllirea latifoglia) enriquecen la imagen de la flora mediterránea que, en las áreas más áridas, da paso a quistes (Cistus salvifolia y C. monspeliensis) y a la escoba perfumada (Spartium jungeum). Interesante es la cerreta del bosque estatal regional Fieghi-Cerreto ubicado en Piano dei Campi al pie del Monte Raparo. El lago del Pertusillo está rodeado de bosques de Roverella termofílicos, ricos en hongos y trufas. Robles, encinas, núcleos de lentisco, enebros, phillyrea, hasta los quistes y la escoba, enriquecen los bordes del valle formando una densa alfombra verde. Debajo, el río Agri fluye en su lecho retorcido, cuyas aguas bañan los bosques de álamos, sauces y viburnum que en primavera ofrecen una espectacular floración blanca.

Previous PostEntrada antigua

0 commentarios:

Publicar un comentario

No insertes enlaces seleccionables, de lo contrario se eliminará el comentario. Para recibir las notificaciones por correo electrónico de nuevos comentarios selecciona el box Avisarme. Muchas gracias por la colaboración.