Las islas Eolias o Eólicas constituyen un archipiélago volcánico en el Mar Tirreno que emergiò hace más de 700.000 años.






Leer también: Descubriendo Siena, su riqueza, esplendor e impresionantes monumentos.



Las islas Eolias o Eólicas (Isole Eolie en italiano) constituyen un archipiélago volcánico en el Mar Tirreno, cerca de la costa nordeste de Sicilia.

La isla más grande es Lípari, razón por la cual se conoce también al archipiélago como Islas Lípari. Las otras islas son Vulcano, Salina, Stromboli, Filicudi, Alicudi y Panarea. Las Eolias guardan una curiosa relación con los astros: están dispuestas en forma de Y, como las estrellas del cinturón de la constelación de Orión.

Vulcano se halla en la extremidad inferior, Alicudi y Stromboli en los extremos superiores, al oeste y al este respectivamente. La ciudad más grande es Lípari, situada en la isla del mismo nombre. Acoge alrededor de 11.000 habitantes.

Las islas Eolias emergieron hace más de 700.000 años.

 Los primeros pobladores desembarcaron aquí, utilizando embarcaciones primitivas, hace aproximadamente 6.000 años.  

Pueblo de pastores, agricultores o comerciantes, pero sobre todo de artesanos de la cerámica. Descubrieron obsidiana, mineral de durísima roca volcánica vitrificada negra y reluciente, no es producida por todos los volcanes.

La obsidiana fue la causante del extraordinario desarrollo de la civilización neolítica en el archipiélago, con la creación de aldeas y la intensificación de los intercambios comerciales marítimos. A partir de la obsidiana se obtenían herramientas, raspadores, puntas de flecha y hojas menos resistentes que el sílex, pero más duras.

Se ha encontrado gran abundancia de obsidiana de Lípari en los poblados neolíticos de Sicilia y de la península italiana e incluso en las costas de Francia meridional y en Dalmacia.

La lava se utilizó para construir las primeras viviendas: material sólido, poroso, perfecto para aislar de las tempestades, canículas, y para refugiarse de las lluvias traídas por los vientos desérticos. Para los cimientos se empleaban los bloques de lava, las paredes se construían con porosa piedra pómez, para el suelo la toba.

Para el techo se usaba el llamado "astrico". Y el termino "techo", teniendo en cuenta su uso es impropio, en realidad se trataba de terrazas, para la recogida del agua de lluvia en cisternas subterráneas.
Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:
Next PostEntrada más reciente Previous PostEntrada antigua

2 comentarios:

  1. Lípari es fantástica, Panarea un juguetito y Strómboli muy especial, Vulcano fue la que menos me gustó (el resto no las conozco). Yo para hacer las isla me alojé un par de dias en Milazzo, pero si tienes auto y madrugas un poquito puedes llegar desde Taormina, por ejemplo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una isla encantadora, gracias por comentar.

      Eliminar